El Celsius 232 y un trastorno de ansiedad

Padezco un trastorno de ansiedad.

Nada nuevo, realmente, me encanta quejarme de ello en las redes sociales; así que la que más o la que menos ya ha debido de enterarse. Quizás, convivo con un trastorno de ansiedad” me suene mejor. El caso es que esta cosa me acompaña a todos lados, cómo no. Y el Celsius no iba a ser menos, ¿cierto? Y allá que me lo llevé a Avilés. Pero no fue ahí, realmente, donde más molestó.

Sigue leyendo

Una vieja pesadilla

Hace unos años sufrí una pesadilla tan vívida que tuve que escribirla para poder liberarme del peso que supuso. Una pesadilla dentro de una pesadilla, seguida de un despertar inquieto y la continuación de la misma. Hoy, tanto tiempo después, la he encontrado, revisado y corregido para poder compartirla. Todo lo escrito es, aunque parezca increíble, algo que viví realmente. A día de hoy no he vuelto a tener sueño semejante, ni tan largo ni tan vívido.

Sigue leyendo

Juegos de rol

Los juegos de rol son algo que me apasionan; tanto los de mesa como en vivo. Los últimos (¿Tres? ¿Cuatro?) años han sido un no parar. Si bien últimamente ando más lenta en cuanto a los de mesa porque la persona que me solía dirigir se fue a otro país a trabajar una temporada (lloro), he seguido jugando a todo lo que podía en jornadas de rol, sobre todo roles en vivo.

¿Qué decir? He tenido experiencias de todo tipo, memorables y estupendas y también malas e indignantes, sobre todo con el rol en vivo. Al fin y al cabo, en jornadas te apuntas a cosas preparadas por gente con la que quizás no has tratado jamás, y eso puede salir muy bien o muy mal (no nos engañemos, sobre todo si eres mujer, ese azar aumenta mucho). Aunque, con el paso del tiempo y teniendo en cuenta que siempre vamos los mismos frikis a los mismos sitios, ya le acabas echando el ojo a quién se monta roles en vivo que quitan el hipo y también a las partidas que es mejor no tocar ni con un palo, por si acaso sus personajes femeninos de mierda te saltan al ojo, si es que existen. (¿Yo? ¿Indignada por malas experiencias pasadas? Para nada.)

Total, que mi problema suele ser, sobre todo con el rol de mesa y en partidas largas (obviando todo este tema de a quién no tocar ni con un palo) que les cojo tanto cariño a los personajes que juego que, sinceramente, podría ponerme a llorar tranquilamente si les pasase algo (y no digo que se mueran, mejor una muerte digna que una desgracia eterna atrapadas en una espada maldita). Eso o escribir 20 hojas de un interludio entre partida y partida, cosa que puede que haya hecho alguna vez (¿para qué engañarnos?).

Resumiendo, me encanta el rol pero lo vivo mucho, para bien y para mal. Así que inauguro esta sección para contar mis alegrías y glorias y mis penas y desengaños con todo lo que tiene que ver con el mundillo del rol.

El tesoro del Mago

Breve relato, ganador de un concursillo en unas jornadas de rol este mismo año (Omicron 2017).

Ya lo tenía publicado en Wattpad, pero este parece un mejor sitio para ponerlo y, así, inaugurar la categoría en la que subiré las cosillas legibles que escriba más allá de cuando se me va la olla y hablo sobre cosos generales.

Una historia a disfrutar, sobre todo, si te gusta el rol de mesa.

Sigue leyendo

Sombra en Tierra de Nadie

¿Qué leches es Sombra en Tierra de Nadie? ¿Por qué Nahikari está rallando con ello constantemente en básicamente todas las redes sociales?

Sombra en Tierra de Nadie es la novela a la que le he dedicado 290 días (y contando), que terminé hará no mucho tiempo y está en fase de beta-reading. A pesar de no ser de esas personas que “persiguen sus sueños” y “sueñan en grande”, pretendo intentar publicarla a corto/medio plazo.

 

¿Y de qué va la cosa esta que nos quieres vender?

Sombra en Tierra de Nadie es una novela de Fantasía oscura/Baja fantasía donde encontrarás sangre, peleas, gente adorando a La Madre (Diosa de cuyo vientre ha salido el universo al completo, menuda tela parir eso), brujas del pantano, personas con muy mala leche y, en general, gentuza haciendo cosas de gentuza. Una aventura oscura plagada de personajes LGBT+ (a pesar de que esto no sea el centro de la trama) y personajes femeninos protagonistas, en abundancia y variados (porque, tristemente, esta no es la norma ni de lejos) haciendo cosas que probablemente no deberían estar haciendo pero hacen de todas formas.

¿Te gusta la fantasía oscura y andas con ganas de leer algo nuevo? Este es tu coso.

 

(Fingiendo que a alguien le importa) ¿Y por qué te ha dado por escribir la cosa esta?

Básicamente porque tengo muy mala leche. Leyendo este tipo de libros, en los que tengo la sensación de haber visto lo mismo constantemente en distintos colores y sabores, quería hacer algo nuevo retorciendo los clichés de siempre y que fuese más fresco. ¿Lo he conseguido? No sé yo si soy quién para decidir eso.

Pero, sobre todo, lo he hecho porque estaba harta. Harta de no tener personajes femeninos decentes, con los que sentirme identificada y que se salgan un poco “de lo de siempre”. De no tener personajes femeninos hablando entre ellas cuando tenemos un grupo de aventureros donde cuatro son chicos, dos son chicas y, aún así, ¿ellas sólo hablan para pelearse por el protagonista? Eso y que todo el mundo resulta ser, al final, heterosexual.

Aburrido con ganas, si se me permite decirlo.

En un género dominado sobre todo por los hombres como creo que es la fantasía oscura (a mi parecer, todo es discutible), quería escribir algo que me llenase, algo que yo querría leer.

Y parí la cosa esta.

¿Llegará a algún lado? Está por ver.  Empiezo a estar bastante segura de que sí.

Nahikari intentando hacerse leer

Con la sensación de que Wattpad se queda más que ligeramente escueto y que, en realidad, no tengo un sitio propio en el que poder compartir mis escritos más allá de Google Drive (¿Imagináis tener que andar pidiéndole el email a todo el mundo? Ni me atrevo), me aventuro a crear este blog.

Para comenzar, me inquieta ligeramente no poder tener los párrafos sin un espacio de por medio ni la opción de usar la sangría francesa (más para los escritos que suba que para otra cosa), pero bueno. ¿Quién soy yo para ponerme exquisita cuando ni siquiera tengo del todo claro si esto que escribo acabará publicado o no? (Por pura ineptitud, vaya). Quizás sí que es posible pero yo no me estoy enterando, que esa es otra posibilidad; porque ver, lo que se dice ver, veo el botón de sangría. Usarlo, ya…

También, recientemente descubro que tiendo a poner muchas aclaraciones entre paréntesis, pero me lo tomaré como una característica encantadora de mi persona hasta que descubra que es realmente molesto e intente corregirlo sin demasiado éxito.

Pensándolo fríamente, me parece casi extraño que no haya creado un blog personal antes, más teniendo en cuenta que ya hago de community manager para mi asociación de rol, sobre todo en la página de Facebook. Tampoco parece algo tan distinto, realmente. Así que, aquí va mi intento. “Que por intentarlo no quede”, se dice, o dice mi madre, o dice alguien, y eso voy a hacer.

Ahora bien, que nadie pretenda que esta página sea bonita o esté organizada en, al menos, el rato que tarde en adaptarme a ella. (Y eso que parece intuitiva y sencillita, pero confiad en mí para liarlo todo más de lo debido).

Así bien, aquí va el primer intento de publicar algo. Si eres una persona y estás leyendo esto debo felicitarme a mí misma porque lo he conseguido contra todo pronóstico.

Nota: con eso de no usar emoticonos en estas publicaciones tengo la sensación de que sueno más sobria o seria de lo que suelo ser, y eso está tan alejado de la realidad que me rio sola.

Nota2: Llevo un rato buscando el botón para publicar y, como bien suponéis, no lo he encontrado aún.